Perú compromete impulsar comercio de Bolivia a través de Ilo

El Gobierno peruano se ha comprometido en contribuir al impulso del comercio boliviano a través del puerto de Ilo sobre el Pacífico, situado a unos 500 kilómetros de La Paz, como alternativa a los puertos de Chile

148
Kuczynski y Morales concluyeron este viernes el tercer gabinete binacional en Perú. Foto Reuters

El encuentro presidencial y tercer gabinete binacional entre Perú y Bolivia concluyó este viernes en Lima con el compromiso del Gobierno peruano de contribuir al impulso del comercio boliviano a través del puerto de Ilo, situado a unos 500 kilómetros al este de La Paz.

Ese compromiso forma parte de los 28 puntos de la declaración suscrita por los presidentes de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, y de Bolivia, Evo Morales, al término del encuentro ministerial, celebrado en el Palacio de Gobierno de Lima, donde también se firmaron siete acuerdos de cooperación en diversas materias.

“Hemos trabajado en la idea de un puerto de Bolivia en el océano Pacífico, concretamente en Ilo. Es algo ya se ha firmado varias veces, y queremos que sea realidad. En eso me comprometo”, dijo Kuczynski en un pronunciamiento junto a su homólogo boliviano.

En el documento firmado por ambos presidentes, “Perú mantiene su más amplio espíritu de solidaridad y comprensión en relación a la situación de mediterraneidad que afecta a Bolivia”.

La declaración también recogió el interés y voluntad de ambos países por continuar trabajando en el proyecto de CorredorFerroviario Bioceánico de Integración (CFBI), que uniría el puerto brasileño de Santos, en la costa atlántica de Suramérica, con el de Ilo, en la costa del océano Pacífico, pasando por La Paz.

Kuczynski manifestó su oposición que la vía de ese tren pase por la Amazonía peruana, “que tenemos que conversar” y se inclinó por que pase por el altiplano boliviano.

“Ya el estudio está en vías de iniciarse, y estoy convencido de que este proyecto se realizará y nuestros países quedarán más entrelazados todavía”, agregó.

Ambos países se comprometieron a finalizar este año el proceso de modernización y reestructuración de la Autoridad Binacional Autónoma del Lago Titicaca, Río Desaguadero, Lago Poopó y Salar de Coipasa (ALT), tarea que quedó a cargo de las cancillerías.

El mandatario peruano lamentó que el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, que sirve de frontera entre ambos países, “se está contaminando a un ritmo galopante, y no podemos dejar que esta riqueza natural del mundo se desperdicie y deteriore”.

“Vivimos casi en el techo del mundo, donde se forma el agua y nace la riqueza que crea los bosques y los lagos. El cambio climático puede convertir todo eso en desiertos, y tenemos que trabajar juntos, somos parte de un área y una región comunes, que no se limitan a las fronteras políticas”, señaló.

Kuczynski también emplazó a Morales a llevar a las Naciones Unidas un mensaje conjunto de que “nadie se puede el lujo de ignorar las realidad e irse de frente al abismo”.

Por su parte, el presidente de Bolivia destacó que esta serie de gabinetes binacionales contribuyen al entendimiento de las autoridades de ambos países para dar igualdad y unidad a sus respectivos pueblos, y así consolidar su soberanía frente a agentes externos.

“Con Perú tenemos políticas de integración y no muros de exclusión. Eso nos garantiza bastante el futuro de nuestras nuevas generaciones”, indicó Morales.

“Es un derecho tener diferencias ideológicas. Cada país tiene su particularidad y propio programa, pero es nuestra obligación colaborar conjuntamente para nuestros pueblos, más todavía cuando somos países vecinos”, añadió.

Morales consideró que estas reuniones bilaterales evocan al pasado de los pueblos milenarios de ambos países, que compartían comercio y vivían en armonía con la madre tierra, en colectividad, comunidad, solidaridad y hermandad.

Otros acuerdos adoptados durante el gabinete binacional fueron el compromiso en continuar los estudios para la interconexión eléctrica de ambos países y en impulsar medidas conjuntas para combatir y prevenir la delincuencia organizada en las zonas fronterizas, especialmente el narcotráfico y la minería ilegal.