martes, septiembre 26, 2017
Bolivianos relatan cómo vivieron el paso de Irma

Bolivianos relatan cómo vivieron el paso de Irma

Unos fueron a otras ciudades para protegerse del huracán y otros prefirieron fortalecer su casa y quedarse en ella. Esto es lo que nos contaron nuestros usuarios de Miami

294
La beniana Ninoska Velarde, que vive en Miami desde hace dos años, cubrió todas ventanas y puertas de su casa con madera para protegerse del huracán

El estado de Florida es uno de los que mayor migración de bolivianos tiene en Estados Unidos y muchos se vieron afectados de alguna manera por el paso del huracán Irma. Mientras unos dejaron sus casas para ir a un refugio, otros se quedaron encerrados durante al menos dos días con las ventanas y puertas fortalecidas para soportar los vientos que superaron los 200 kilómetros por hora.

Algunos usuarios de EL DEBER Digital, que nos siguen desde Miami y otras ciudades cercanas, relataron cómo sobrevivieron el pasó del devastador ciclón.

Fortaleció su casa

Mario Mercado tiene 30 años y la mitad de su vida la pasó en Miami donde enfrentó cuatro huracanes. “Mi esposa y mis dos hijas fueron a casa de mi cuñada para estar más seguras y yo decidí quedarme a terminar de asegurar la casa y cuidarla de cualquier percance”, relató desde Homestead.

Así aseguró su casa Mario Mercado

Mercado cubrió todas las ventanas con paneles de metal al igual que algunos de sus vecinos.

Las casas aledañas a la de Mario Mercado también fueron fortalecidas

 

Abastecerse de comida 

Ninoska Velarde y su esposo cerraron todas las ventanas y puertas con madera para enfrentar su primer huracán y se abastecieron con botellas de agua, comida enlatada, barras proteicas, papel higiénico, velas, linternas, salvavidas y otros elementos que les permitieran subsistir por varios días.

“Las guardé en el baño más seguro para protegernos de cualquier situación”, contó a EL DEBER.

Ninoska tiene 27 años es oriunda de Santa Ana del Yacuma en Beni y vive en Miami desde hace dos años. Ella y su marido permanecieron cerrados durante dos días, el sábado y el domingo, y no sufrieron mayores daños por el pasó del temporal. “En la vida me sentí tan asustada”, acotó.

Así cubrieron su casa Ninoska y su esposo

 

No se animó a salir de la ciudad

Para María Ustarez fue una semana de mucho estrés y miedo porque no sabía qué iba a pasar. Pensó en irse a otra ciudad pero el combustible escaseaba en los días previos a la llegada del huracán y, luego de enterarse de que había gente que se quedaba sin gasolina a medio camino, decidió no correr el riesgo de plantarse en la carretera.

A ello se sumaba el tráfico: un trayecto que normalmente le tomaba 3 horas esos días se recorría en 12.

 Los edificios de Miami en  Key West  (Foto; María Ustarez)                  

 

El Consulado de Bolivia en Miami alertó a través de las redes sociales el riesgo que se corría y muchos bolivianos lograron fortalecer sus casas o viajar a otras ciudades.

La oficina consular boliviana permanece cerrada mientras se evalúan los daños en las instalaciones. En su cuenta de Facebook publicó, cerca de las 13:30 de este lunes, que en el transcurso de la tarde anunciarían si este martes se vuelve a abrir o no la oficina.

Ilich Balderas también compartió fotos de cómo quedó la zona de Jacksonville, donde él vive: